Archive for 30 marzo 2011

h1

La Disciplina

marzo 30, 2011

El valor de la disciplina se adquiere dotando a nuestra persona de carácter, orden y eficacia para estar en condiciones de realizar las actividades que nos piden y poder desempeñarlas lo mejor que se pueda y ser merecedor de confianza.

Una persona disciplinada habla por sí misma, se deduce lo responsable que es para organizar su tiempo, actividades y está al pendiente de cumplir con lo encomendado. Su palabra es sinónimo de garantía y credibilidad ante los demás.

La disciplina es un entrenamiento que corrige, moldea, da fortaleza y perfecciona su misión es formarte buenos hábitos y establecer una serie de reglas personales que te comprometan contigo mismo para alcanzar un ideal, esto sin duda es una de las tareas mas importantes de tu vida.

La persona que posee el valor de la disciplina es aquella que cumple con sus obligaciones, haciendo un poco más de los esperado, al grado de sacar adelante su trabajo y todo aquello en lo que ha
empeñado su palabra.

Es muy significativa la forma en que aprecia el horario y el orden. No se olvida de mantener un ambiente agradable y armónico donde se encuentra. Es feliz con lo que hace, no ve el compromiso como una carga, no se molesta cuando le piden algo, piensa que es el medio para perfeccionar a otros a través del servicio a los demás.

Cuando eres disciplinado en tus acciones cotidianas, con tu familia, en la escuela y en la comunidad, no hace falta que te vigilen y controlen, porque tú mismo estás al pendiente de cumplir lo que te corresponde.

Con la disciplina desarrollas la capacidad de ejercer control de tus deseos, carácter, emociones, lenguaje y actitudes; todo esto te ayudará a conseguir las metas que te has trazado, convencido de lo que quieres y resuelto a que nada ni nadie te moverá de tu idea.

El dominio de nosotros mismos no ocurre automáticamente, necesitamos que nos guíen nuestros padres y maestros para que apoyen el proceso y así poder lograr consolidar el valor de la disciplina. La familia transmite el valor con el ejemplo, para que así sea mas fácil adquirirlo.

Anuncios
h1

Administración del Tiempo

marzo 23, 2011

Uno de los objetivos de este artículo es adquirir consciencia de cómo empleamos nuestro tiempo como recurso para organizar, priorizar y tener éxito en los estudios, en un contexto de actividades incompatibles como son los amigos, el trabajo, la familia, etc.

En primer lugar: pon en práctica nuestro ejercicio de planificación horaria.
Estrategias para un buen uso del tiempo:

• Asignar bloques de tiempo para el estudio. Como, por ejemplo, de unos 50 minutos cada uno. ¿Cuánto tiempo transcurre hasta que empiezas a perder la concentración?
Hay estudiantes que, por diversas razones, necesitan descansar más a menudo.  Los temas más difíciles también pueden requerir que se pare con más frecuencia.

• Planificar repasos y actualizaciones semanales

• Priorizar las tareas. Cuando se estudia, acostumbrarse a empezar con los temas o las tareas más difíciles.

• Disponer de lugares alternativos para el estudio libres de distracciones. Para concentrarse al máximo

• Repasar la materia antes de ir a clase

• Repasar la materia inmediatamente después de clase (el olvido es mayor dentro de las 24 horas sin repaso)

• Asignar tiempo para las ocasiones especiales como trabajos, ponencias, exámenes, etc.

Herramientas efectivas:

• Haz una lista de “las cosas a hacer”
Apunta en ella las cosas que tienes que hacer, luego decide qué hacer en el momento, qué programar para más tarde, qué dejar para que lo haga otra persona y qué dejar para un poco más tarde.

• Planificación horaria diaria/semanal
Apunta las citas, clases y reuniones en una agenda, cuaderno o calendario. Si eres una persona más bien visual (que piensa con imágenes), elabora tu propio calendario.  Todas las mañanas, comprueba lo que hay que hacer ese día. Ve siempre a dormir sabiendo que estás preparado para el día siguiente

• Planificación a largo plazo
Usa un calendario mensual de modo que siempre puedas hacer planes por adelantado. Los planes a largo plazo también sirven como  recordatorio de que hay que reservar tiempo para uno mismo de una forma constructiva.

h1

Vivir en valores

marzo 22, 2011

Los valores humanos son aquellas virtudes a las que asignamos tanta importancia, que no podemos ponerle precio, permitiéndonos orientar nuestras decisiones y conducta ante la vida.

Nuestra sociedad es muy cambiante, todos los días aparecen cosas nuevas.  Existen prácticas generalizadas que ponen en duda normas de urbanidad, morales, de convivencia y de ética, entre otras.  La inversión de los valores humanos sacude a nuestros semejantes tanto como a nosotros mismos.

Ante esta situación, los jóvenes necesitan orientaciones que les sirvan para caminar en la vida.  Una gran frase de la antiguedad lo afirma: “El viaje es tan importante como el destino”.

¿Qué es el valor?

En tu casa, un vaso de agua es algo sencillo y común.  No le das mucha importancia al valor que tiene el agua.  Si colocamos ese mismo vaso de agua en el desierto y te encuentras acalorado y deshidratado, de seguro que ofrecerías todo tu dinero por este.  Le darías más valor.

En términos económicos, “valor” es un concepto fácil de entender. Está estrechamente ligado al “precio”.

La vida nos ofrece muchos valores a los que no podemos colocarle precio. ¿Cuánto pagarías por tener una familia sólida y unida? ¿Cuánto podría costar un amigo leal? ¿Puedes comprar el amor con dinero?

Los valores humanos son aquellas virtudes a las que asignamos tanto valor, que no podemos ponerle precio.

¿Qué es un valor humano?

Los valores humanos son aquellas actitudes que nos sirven para orientar nuestras decisiones y conducta ante la vida.  Son como una brújula, nos llevan por el camino correcto, sin importar lo difícil que sean las condiciones.

Estos son estudiados por una rama de la Filosofía llamada axiología que sirve de base a la ética.  Los valores pueden ser positivos, cuando realzan la condición humana;  o negativos (antivalores), cuando degradan la condición humana.
La palabra virtud, del latín “virtus”, significa “cualidad excelente” y se refiere a los valores  positivos.  Una persona virtuosa pone en práctica muchos valores positivos.

Cuando una persona conoce y ejercita los valores, maneja mejor las crisis emocionales y los dilemas.

Se dice que eres inteligente emocionalmente cuando eres capaz de reconocer sentimientos y el conocimiento necesario para manejarte mejor.  Para manejar las emociones debes conocer los valores humanos.

h1

Consejos para tener éxito en la vida

marzo 18, 2011

¿Por qué algunas personas parecen llegar a la cima fácilmente mientras otras se quedan en el camino?

Se podría pensar que es porque esa gente tiene más de lo necesario para triunfar, como inteligencia y talento.

Pero hay algo que es igual de importante: actitud.

El Dr. Martin Seligman, una autoridad en optimismo, descubrió que la actitud era un mejor factor para predecir el éxito que el coeficiente intelectual ó la educación.

La gente positiva se mantiene sana, tiene mejores relaciones, avanza más en su vida profesional y gana más dinero. Cualquiera puede adoptar la actitud adecuada siguiendo estos consejos:

1. Yo estoy a cargo de mi destino.

Si esperas que algo emocionante te suceda, siempre estarás esperando. La gente de éxito busca la manera en que le sucedan cosas buenas.

2. Cualquier cosa es posible.

¿Crees que nunca llegaras a ser vicepresidente? Pues nunca lo harás. Si piensas que no puedes, no podrás.

3. No hay tareas insignificantes.

Nunca se sabe cuándo seremos reconocidos por algo. Enorgullécete de tu trabajo, de todo.

4. Todos pueden llegar a ser contactos importantes.

Sé amable con la gente a tu alrededor. En el futuro puedes llegar a necesitar algún favor de alguien.

5. Fui hecho para hacer este trabajo.

Si piensas que no estás en el empleo adecuado, tu desempeño se verá afectado. Las personas de éxito trabajan como si estuvieran en su empleo soñado.

6. No sólo es lo que sé, sino a quién conozco.

Los trabajadores exitosos comprenden la importancia de relacionarse dentro y fuera de la oficina. Establece contactos profesionales proactivamente.

7. ¿Qué más puedo hacer?

Como tú estás a cargo de tu destino, es tu trabajo buscar maneras de mejorar tu desempeño. Ofrécete para hacer un proyecto extra. Aprende algo nuevo que aumente tu valor como trabajador.

8. Las fallas son parte del camino.

La diferencia entre gente exitosa y la gente sin éxito es la manera en que enfrentan los fracasos. Hay que aprender de los errores y continuar.

9. Soy mi más grande admirador.

¿Esperas que alguien reconozca tu talento y esfuerzo? Tal vez tú mismo debas hacerlo. Habla sobre tus logros y lo que has hecho por la compañía sin sonar pretencioso.

10. Mi detector de oportunidades nunca se apaga.

Los trabajadores exitosos siempre están en busca de oportunidades para mejorar. Mantén tus ojos, oídos y tu mente abiertos a nuevas oportunidades.

h1

Consejos para hacer un buen resumen

marzo 16, 2011

Realizar un buen resumen de un texto nos llevará a comprender con mayor claridad el pensamiento de otras personas. El resumen consiste básicamente en la reducción a términos breves y concisos de lo esencial de un asunto o materia.

Puede ocurrir que tengamos que resumir un texto literariamente defectuoso, aunque lleno de excelentes ideas.

La capacidad de resumir va ligada a la capacidad de comprender con precisión lo que se considera esencial.

Un resumen no es un esquema, ni un conjunto de notas ordenadas…

El resumen debe ser claro y bien redactado. Puede ocurrir que tengamos que resumir un texto literariamente defectuoso, aunque plagado de excelentes ideas. En ese caso debemos evitar contagiarnos de los defectos del texto cuando éste utiliza un castellano oscuro e incorrecto.

Cómo resumir

1. Leer el texto tantas veces como sea necesario.

2. Pensar en el texto e “integrarnos” a él, hasta estar seguros de haberlo comprendido.

3. Discernir la importancia de cada elemento que figura en el texto.

4. Elegir qué elementos debemos sacrificar y cuáles destacar.

5. Por último expresar con nuestras propias palabras lo que hemos comprendido.

Hemos de plantearnos preguntas elementales en torno al texto:

1. De qué se trata exactamente?

2. Por qué se ha escrito? ¿Qué quiere explicarme el autor?

3. Qué pone de relieve? ¿En qué insiste?

Recordemos, por último, que uno de los sentidos pedagógicos del resumen de un texto es habituarnos a comprender exactamente el pensamiento de otra persona.

h1

La disciplina en la educación de los niños

marzo 15, 2011

Una disciplina eficaz a la hora de aplicar los límites a nuestros hijos es lo más importante. Si nosotros presentamos una buena regla, nuestro hijo estará dispuesto a cumplirla porque lo que quieren ellos es agradarnos. No nos encontramos preparados para establecer los límites. Nos falta habilidad para hacerlo. Nos equivocamos en nuestra forma de expresar con claridad y con demasiada autoridad cuando necesitamos decir a nuestros hijos que deben hacer algo y “ahora” (recoger los juguetes, irse a la cama, etc.)

Cuando los niños son concientes de su propia persona, su educación puede ser un reto desconcertante y complejo. ¿Cómo educan los padres a los niños de hoy? Algunos repiten los patrones que sus propios padres les aplicaron; otros adoptan prácticas muy diferentes a las que utilizaron con ellos.

La disciplina es un proyecto de enseñanza a largo plazo, es una expresión de amor y una gran responsabilidad, no es sinónimo de castigo; la palabra procede del latín y tiene el sentido de “conocimiento” o “instrucción”; también puede equipararse con socialización, el proceso mediante el cual los niños adquieren hábitos, destrezas, valores y motivos para ser capaces de convertirse en medios productivos y cumplidores de la ley en sociedad.

Esencialmente la disciplina es una forma de aprender del niño y una manera de enseñar de los padres las conductas más productivas y satisfactorias para él y para las personas que los rodean. Formar con disciplina al niño quiere decir fijar límites a su conducta y establecer reglas de convivencia.

Los errores que se cometen más frecuentemente a la hora de formar con disciplina9 son:

* Consentirlo
* Dejarlo hacer lo que quiera
* Exigirle un comportamiento maduro cuando aún no esta preparado
* Pasar de un extremo a otro

Unos consejos para formar con disciplina a nuestros hijos son:

Ofrezca opciones
En muchos casos podemos dar a nuestros hijos una oportunidad limitada de decidir como cumplir sus “órdenes”. La libertad de oportunidad hace que un niño sienta una sensación de poder y control, reduciendo las resistencias. Por ejemplo: “Es la hora del baño. ¿Lo quieres tomar con la ducha o en la bañera llena?”; “Es la hora de vestirse. ¿Quieres elegir un traje, o lo hago yo? Esta es una forma más fácil y rápida de decir a un niño exactamente lo que hacer.

Se mantengan al margen
Cuándo decimos “quiero que te vayas a la cama ahora mismo”, estamos creando una lucha de poder personal con nuestros hijos. Una buena estrategia es hacer constar la regla de una forma impersonal. Por ejemplo: “Son las 8, hora de acostarse” y le enseña el reloj. En este caso, algunos conflictos y sentimientos estarán entre el niño y el reloj.

Explica el porqué
Cuando una persona entiende el motivo de una regla, como una forma de prevenir situaciones peligrosas para sí mismo y para otros, se sentirá mas animado a obedecerla. De este modo, lo mejor cuando se aplica un límite, es explicar al niño el porqué tiene que obedecer. Entendiendo la razón para el orden ayuda a los niños a que desarrollen valores internos de conducta o comportamiento- una conciencia. Antes de dar una larga explicación que puede distraer a los niños, manifieste la razón en pocas palabras. Por ejemplo:  “Si tiras los juguetes de otros niños, ellos se sentirán tristes porque les gustaría jugar aún con ellos”.

Sugiera una alternativa
Siempre que aplique un límite al comportamiento de un niño, intente indicar una alternativa aceptable. Por hacerlo sonará menos negativo y su hijo se sentirá menos desaventajado. “No te puedo dar un caramelo antes de la cena, pero te puedo dar un helado de chocolate después”. Por ofrecerle alternativas, le estás enseñando que sus sentimientos y deseos son aceptables. Este es un camino de expresión más correcto.

Desaprueba la conducta, no el niño
Es necesario que dejemos claro para nuestros hijos que nuestra desaprobación está relacionada a su comportamiento y no directamente a ellos. No les estamos rechazando. Lejos de decir “Niño malo” (desaprobación del niño). Deberíamos decir “No muerdas” (desaprobación de la conducta).

Esperamos que estos consejos sean de mucha ayuda para nuestra comunidad Garciísta

h1

Educación integral vrs. Educación tradicional

marzo 14, 2011

Al referirnos a la transición de estas dos concepciones de la educación señalamos las características o notas que definen mejor la educación tradicional y la educación integral.

Estas dos concepciones son diferentes pero no son contradictorias en el sentido lógico del término. Al dirigirnos a la realidad es probable que encontremos que de uno y otro sector se están practicando simultáneamente.

Ahora intentamos precisar un poco más los términos:

Educación tradicional.

En la educación tradicional los docentes de los colegios eran los únicos en saberlo todo. No había participación de los educandos y la forma de enseñar o de realizar la transferencia de conocimientos era de los libros al cuaderno. En la educación tradicional el niño no puede preguntar, hablar o aportar alguna idea; porque el maestro es el que sabe y enseña. El maestro de la Escuela Tradicional es aquel que no se preocupa por leer otros libros para dar sus clases, sino que como tiene los libros de los cursos a impartir, llega a la escuela y empieza con dictados o simplemente a escribir en la pizarra y que los alumnos copien sin antes dar una explicación del contenido

Educación integral.

Al hablar de educación integral, se pretende abarcar una totalidad que conforma al individuo. Es decir, se abarcan las posibilidades intelectuales o cognitivas, las capacidades psicológicas o afectivas y las habilidades físicas o motoras. Entendida así, la educación integral debe estimular y desarrollar al individuo desde el cuerpo, la mente y el espíritu.

En conclusión nos encontramos ante un modelo pedagógico, donde aun se práctica la educación tradicional en la cual el alumno no desarrolla la parte crítica; se sigue estandarizando bajo la educación tradicional, creyendo que el docente es el único portador de “buenas” ideas; en qué momento se ha ido perdiendo la interacción en el aula de clases.

Nuestro colegio García Flamenco se caracteriza por enseñar por medio de la educación integral a sus estudiantes, haciendo líderes y personas exitosas para un mejor El Salvador.