h1

Fomentando valores en casa – La Tolerancia

octubre 23, 2012

Durante este mes estamos fomentando el valor de la tolerancia en nuestra familia Garciísta por lo que consideramos importante que todos tengamos bien claro a que se refiere este valor. Pero también consideramos importante ofrecer a los padres de familia una manera para reforzar este valor.

Comenzaremos recordando que la tolerancia puede entenderse como uno de los valores más estimables, una persona con esta cualidad por lo general es alguien comprensivo, dispuesto a evitar conflictos y más bien listo a encontrar soluciones.

La tolerancia, entendida como respeto y a la vez consideración hacia los demás y hacia la diferencia, como una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar muy distinta a la propia, ó como una actitud de aceptación del legítimo pluralismo, es a todas luces un valor de enorme importancia en estos días.

La tolerancia esta muy relacionada con el tema de la inteligencia emocional. Ella nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás. Una persona con una inteligencia emocional elevada por lo general es socialmente equilibrada, espontánea, amable, alegre, segura de si misma, no son tímidas, ni escépticas ni indecisas.

La empatía, es la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir, es otro factor que contribuye con la aplicación de la tolerancia. Existen maneras de fomentar este valor una de ellas es contar un cuento, esta actividad no solo ayuda a fomentar un valor si no también contribuye al convivió familiar.

A continuación presentamos un cuento que puede ayudarnos a reforzar este valor en familia además incluimos al final la versión en audio por si prefieren escucharla todos.

EL MEJOR ROBOT

Autor. Pedro Pablo Sacristán

XT-27 no era un robot cualquiera. Como bien decía su placa, “XT-27, el mejor y más moderno robot, era el modelo de robot más moderno de su generación, un producto realmente difícil de mejorar, y se sentía realmente orgulloso de ello. Tanto, que cuando se cruzaba con otros robots por la calle, los miraba con cierto aire de superioridad, y sólo reaccionaba con alegría y entusiasmo cuando se encontraba con otro XT-27. “Todos los robots tendrían que ser como los XT-27”, pensaba para sus adentros. Realmente, estaba convencido de que ningún nuevo robot podria superar los XT-27, y que el mundo sería mucho mejor si todos los robots fueran como ese modelo perfecto.

Un día, caminaba por la ciudad biónica cuando de pronto apareció, justo a unos milímetros de sus sensores ópticos piezoeléctricos, (que eran unos ojos normales, pero a XT-27 le gustaba usar palabras muy raras para todo), una gran puerta amarilla. No sabía de dónde habría salido, pero por suerte, era un XT-27, y su rapidez le permitió evitar el golpazo. Intrigado, decidió atravesar la puerta, y fue a parar a una ciudad espectacular. ¡Todos sus habitantes eran XT-27, y todo lo que se veía era alucinante! Entusiasmado por haber encontrado la ciudad perfecta para él, anduvo recorriendo aquel lugar, presumiendo de ser un XT-27 y parándose a hablar con todos de lo genial que era ser un robot tan avanzado, y finalmente se instaló en su burbuja hiperplástica recauchutada (una casa), a las afueras de la ciudad.

Los días fueron pasando, pero enseguida se dio cuenta de que en aquella ciudad había algo que no le gustaba. Como todos eran XT-27, realmente nadie tenía motivos para sentirse mejor ni más moderno que nadie, y de hecho nadie lo hacía. Ninguno miraba con aires de superioridad, y en el fondo, comprobó que con el paso del tiempo ni siquiera él mismo se sentía especial. Además, todo resultaba tremendamente aburrido: todos hacía todas las cosas igual de bien, era imposible destacar en nada; cuando se le ocurría algo que pensaba era brillante, a todos se les había ocurrido lo mismo al mismo tiempo.

Así que XT-27 empezó a echar de menos a todos aquellos robotitos variados de su mundo, cada uno con sus cosas buenas y malas, pero distintos y divertidos, y se dió cuenta de que hubiera preferido mil veces encontrarse con un torpe pero divertido TP-4, y charlar un rato con él, que volver a cruzarse con otro XT-27.
Así que comenzó a buscar la gran puerta amarilla. Tardó varios días, hasta que finalmente la encontró como la primera vez, justo en medio de una calle cualquiera. Apoyó la mano en la puerta, miró hacia atrás, como despidiéndose de aquel mundo que le había parecido perfecto, y con gran alegría empujó la puerta…

Cuando despertó, XT-27 estaba en el suelo, y algunos le ayudaban a levantarse. No había ninguna puerta, sólo un enorme y brillante robot amarillo con el que XT-27 había chocado tan fuerte, que se le habían nublado los circuitos. XT-27, extrañado de no haber podido esquivar el golpe, miró detenidamente a aquel formidable robot. Nunca había visto uno igual, parecía perfecto en todo, más alto y más fuerte que ninguno, y en su placa se podía leer: XT-28, el mejor y más moderno robot.

Así que lo habían conseguido. Aunque parecía imposible, los XT-27 ya no eran los mejores robots. Sin embargo, nuestro amigo no se entristeció lo más mínimo, porque segundos antes, mientras soñaba con aquella ciudad perfecta, había aprendido que estaba encantado de ser diferente, y de que hubiera cientos de robots diferentes, cada uno con sus cosas mejores y peores.

Puedes escuchar el cuento en este link: AUDIO EL MEJOR ROBOT

Escuela de Padrees

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: