Archive for 22 diciembre 2012

h1

10 consejos para esta navidad

diciembre 22, 2012

Puleva Salud

Es un tiempo bonito, con mucho sabor en las calles, puestos de regalos y comidas muy típicas y sabrosas, que, por supuesto, engordan una barbaridad.

Al final, llega la cuesta de enero y nos encontramos con menos dinero y más kilos, y una sensación de acabar agotados de las vacaciones.

Con este artículo te intentaremos dar una serie de consejos para que puedas pasar de la mejor forma posible las vacaciones.

1. Planifica las compras. En Navidad no sólo los centros comerciales nos impulsan a comprar, también a nosotros nos apetece comprar ese regalo que en otra época no haríamos. Somos más generosos, pero también más derrochadores. Planifica bien todos tus regalos con tiempo, y busca las mejores ofertas.

2. En las comidas. Hay que comer en la mesa, masticando despacio y disfrutando de los platos que hemos preparado y de la conversación de nuestros familiares. Si lo hacemos solos, delante de la televisión, no nos estaremos dando cuenta de lo que estamos comiendo. En este último caso, un buen truco es colocar en el plato la cantidad exacta de la comida que vamos a comer y alejar las bandejas con los dulces de donde estamos sentados.

3. Cuidar la presentación de los platos. Los platos más sanos, siempre tienen a nuestros ojos un aspecto menos suculento. Hay que mejorar su presentación y hacerlos lo más atractivos posibles a la vista. La comida entra por los ojos.

4. Ejercicio físico. Mantén tu rutina de ejercicio diario y aprovecha para hacer actividades con tus amigos y familia al aire libre. Es una magnifica oportunidad para retomar aquellas aficiones que habías olvidado.

5. Dieta variada. Asegúrate que tu dieta en Navidad es muy variada. Que sea muy rica en frutas, leche, cereales, verduras y legumbres. Procura que las grasas no superen el 30-35 por ciento de las calorías totales.

6. ¡Ojo con las grasas!. Utiliza para cocinar -siempre que puedas- aceite de oliva virgen extra. Asegúrate que las grasas saturadas no superen nunca el 10% del total que consumes e introduce en tu dieta ácidos grasos Omega 3. Tu corazón y tus arterias te lo agradecerán.

7. Aumenta el consumo de pescado. Intenta, en la medida de lo posible, sustituir platos de carne típicos por los de pescado y así ir alternando. Si en la cena de Nochebuena se ha comido cordero, en la comida de Navidad podéis preparar un buen pescado al horno, y así sucesivamente. Una buena solución para los postres es una macedonia de frutas. Es más sano y ayuda a una buena digestión.

8. Beber agua. Hay que beber mucho agua al día. Mínimo de dos a tres litros diarios.

9. Evita el tabaco y el alcohol. Una copa de vino en las comidas es saludable, pero no hay que abusar. Es una época muy favorable para ello. Hay que huir del consumo abusivo en las ocasiones especiales. Y si has bebido, no cojas el coche. El tabaco nunca es bueno. Si te lo propones en serio, es un buen momento para dejar de fumar.

10. Disfruta de los tuyos todo lo que puedas. Para los niños es una temporada llena de magia e ilusión, aunque a veces se eche de menos el colegio. Los paseos por nuestra ciudad, las salidas al campo (si el tiempo lo permite, claro), las compras de los adornos, y sobre todo, mucha imaginación, pueden hacer que veamos nuevas perspectivas en unas fiestas muy atacadas por el feroz consumismo.

TIC, Educación integral, Globalización

h1

Evite accidentes en Navidad

diciembre 11, 2012

Publicado por LPG.
Durante esta época, la alegría llena los hogares. Las luces, los artículos decorativos y demás se vuelven un atractivo de la casa. Sin embargo, según la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos, cada año más de 12,500 personas llegan a las salas de emergencias con lesiones sufridas en accidentes causados por luces, árboles y decoraciones festivas.

Es cierto que no se puede percibir la temporada decembrina sin la acostumbrada tradición de la decoración de nuestros hogares. No obstante, adornos luminosos, velas, luces e incluso el árbol de Navidad pueden llegar a convertirse en verdaderas amenazas para la seguridad de los suyos.

Estos simples artículos, tan inofensivos a simple vista, son los responsables de cientos de incendios, caídas, quemaduras, cortes e incluso descargas eléctricas.

Para evitar que suceda este tipo de accidentes, es necesario tomar medidas de precaución para adultos y niños que garanticen que no se arruine la magia de esta época. Para empezar, en cuanto a la iluminación, inspeccione las luces decorativas para asegurarse de que no estén rotas y no hayan alambres expuestos; apague todas las luces al salir de casa y no coloque el árbol de Navidad cerca de zonas muy calientes.

También es importante no sobrecargar las extensiones eléctricas; los juegos de luces o decoraciones eléctricas deben conectarse primero a las extensiones y luego a las tomas de corriente. Los cables no deben estar calientes al tacto y requieren una revisión periódica.

Por otra parte, además de estos riesgos, es esencial recordar que, durante las fiestas, gran parte del tiempo se suele pasar en la cocina preparando platos especiales; de allí que este suele ser el sitio del hogar más propicio para que ocurran incendios, especialmente si se olvida revisar algo que esté cocinándose. Por ello, si está hirviendo, horneando o asando algún alimento, debe revisarlo con frecuencia y usar un cronómetro como recordatorio.
tic tecnología educación

h1

14 Trucos para resolver conflictos

diciembre 4, 2012

Por Katie Lepi

En todas las aulas que existen alrededor del mundo hay conflictos: los conflictos con y entre tu alumnado son inevitables y no son “malos”. Lo que sí puede ser malo es un inadecuado modo de solucionarlos; aquí tienes 14 consejos para la clase (y para la vida, en general). Un artículo de Katie Lepi para Edudemic

1. Mira a tus alumnos y alumnas con buenos ojos
¿Verdad que tratamos a las personas que nos caen bien de una forma diferente a las demás? Somos más comprensivos, nos enfadamos con más dificultad, somos más pacientes… Nadie te obliga a “amar” la resolución de los problemas y conflictos de tu alumnado, pero si logras desarrollar una actitiud de disposición y agrado hacia ellos y ellas, contribuirás a minimizar sus comportamientos infantiles y el número de incidencias del aula.

2. Mensajes “yo”
Este mensaje es muy conocido: enseña a tu alumnado a usar mensajes “yo” y úsalos tú. Por ejemplo, “me siento triste cuando…”, “me siento confusa cuando…”. Evita una “escalada” dentro de las discusiones y te pone en sintonía con tus emociones y las de tu interlocutor/a, dando una vía constructiva y empática para dialogar y cambiar de conducta, argumentando y sin imponer ni juzgar.

3. Escucha activa
A menudo, los niños y niñas solo quieren llamar la atención para reclamar aquella que no reciben en su casa: si un niño o una niña provoca problemas continuamente, dale la oportunidad de decir lo que piensa – sin que resulte insistente – y, posiblemente, su conducta empezará a mejorar.
Emplear técnicas de escucha activa demuestra a tu alumnado que realmente te importa oir lo que te dicen: reitera lo que te han dicho (¡Cuidado! ¡No lo hagas con los adultos y adultas: notarán que es un “truco”!). De este modo, también practican para trabajar en sus problemas y conflictos, aprendiendo a expresarlos adecuada y claramente.

4. Estilo de resolución de conflictos
Si eres una persona tímida y reservada e intentas resolver un conflicto en el aula de un modo fuerte, brusco, tu intento va a resultar hueco, poco convincente, sobreactuado, impostado. ¿Cuáles son tus puntos fuertes y débiles?

5. Fija un “zona tranquila”
Dependiendo de la edad, podríamos poner ahí lápices para colorear, bolas antiestrés… Tener esa zona envía un mensaje muy importante a los/as estudiantes: la ira es una emoción aceptable y, sencillamente, hay que saber manejarla adecuadamente.

6. Adelántate
Debemos estar atentos/as a situaciones potencialmente “peligrosas” y adelantarnos, abordando el tema con antelación para tratarlo antes de que se produzca y lograr evitarlo. Es mucho más fácil, por ejemplo, explicarles que van a tener que compartir un juguete en clase antes de que se produzca una discusión por compartir un juguete que sermonear sobre las bondades de la generosidad y la solidaridad tras la pelea.

7. Cuenta hasta 10
Si te enfadas, detente y tómate tu tiempo: respira y cuenta hasta 10. Por supuesto, no pongas en peligro tu puesto de trabajo. Mantén la calma

8. Dilo con una sonrisa
Hay un consejo muy viejo: “los maestros y las maestras no deben sonreir hasta Navidad”, si quieren que los /as estudiantes se tomen en serio su clase. ¡Espeluznante! Obviamente, depende de la persona, depende del aula y depende de muchas cosas, pero un/a docente sonriente contagia, bajo condiciones “normales”, su sonrisa.

9. Un buen clima
Ya hemos hablado muchas veces de la importancia de un buen clima de aula: es, incluso, absurdo, porque el buen clima es todo. Si hay buen clima, los conflictos se resuelven de un modo civilizado. En realidad, hay que empezar por intentar crear un ambiente lo más pacífico posible: eso implica, también, una estética cálida.

10. Que lleguen a la respuesta por sí mismos/as
Es mejor guiarles hacia aquello que quiero que aprendan y se deN cuenta ellos/as solos/as de la “lección” que decirles “Te estás portando mal”. Las preguntas sutiles serán tu timón.

11. Salir fuera de clase
Camina lentamente hacia la puerta, para que todos/as tus alumnos/as puedan percatarse, y llama al alumno o alumna suavemente. Fuera del aula, explícale la situación: “Parece que hoy hay algunos progrmas, ¿Cómo podemos evitar eso?”. Cuando regreséis al aula, sonríe y dale las gracias en voz alta, delante de sus compañeros y compañeras.

12. Coherencia
Esto no es un truco, ni un consejo, ni una estrategia: es una obviaedad. La única forma de asegurar el respeto hacia ti, como docente, es siendo coherente en la forma de resolver las disputas. Tu alumnado recuerda tus estrategias, las observa y genera estrategias si ve que vas dando bandazos y eres poco consistente en este aspecto.

13. La hora de tutoría sirve para algo
Los/as niños/as pueden pasarse el día chivándose y quejándose de sus compañeras/os si se lo permites; en cambio, en Educación Primaria, los problemas que no son tal cosa suelen olvidarse de un día para otro. Evitaremos tanto chismorreo si limitamos las quejas comunes a la hora de tutoría.

14. Elogiar y reconocer el éxito en la resolución de conflictos
No caigas en la trampa: tu alumnado NO puede pensar que los conflictos no existen. Lo que ha de hacerse es premiar una resolución exitosa de esos conflictos inevitables elogiando su buena gestión (lo cual es algo, sin duda, muy digno de elogio)

TIC, Educación integral, Globalización