h1

La aventura de leer y escribir

abril 19, 2013


leer- y-escribirPor Erasmo López García.

El acto de iniciar al niño en el proceso de leer y escribir conlleva importantes significaciones en todo aprendizaje infantil. Dos actos unidos por un proceso de aprendizaje que se inicia a partir de que el niño toca con su mirada las letras, los números o simplemente en casa encuentra papel y lápiz para dibujar. Así de simple se inicia tan hermosa aventura de leer y escribir.

Tanto psicólogos como educadores desde siempre han deducido que el aprendizaje de la lectura y la escritura no solo se remite a una percepción motriz para apropiarse de tan complejo proceso. Se remite fundamentalmente a una profunda experiencia cognitiva.

Es decir, no es una cuestión que se inicie a partir de que escuchas al niño verbalizar las letras, repetir sonidos, conocer los nombres de las letras, reproducir grafías, o el hecho de llevarlo a la escuela. En realidad este proceso sucede mucho antes de pisar un salón de clases o una estancia infantil y cuando un padre de familia se percata del nacimiento de estas nuevas conductas y las estimula oportunamente, estará participando con el niño en una gran hazaña que se quedara grabada en los recuerdos infantiles.

El proceso del leer y escribir exige de una comprensión absoluta respecto a la interacción del niño frente a los elementos que implican los actos del leer y escribir. Y se logra encaminando la curiosidad infantil por la vía de la comprensión y la asimilación de nuevos conceptos en su pensamiento.

Hoy en día esta aventura sigue siendo un tema altamente debatido en el campo de la educación, en especial la edad en que debe abordarse tal aprendizaje y es tal la repercusión que aun miramos técnicas de enseñanza pasivas, es decir; el niño deberá esperar a que sea el adulto quien le provea de los medios, bajo la idea de; entre más edad, mejor para que el niño aprenda a leer y escribir. Conceptos que desde mi punto de vista son erróneos.

Hoy en día es tal el aceleramiento de los medios de comunicación y de enseñanza, que con el solo hecho de poner al niño frente a un computador o un celular se apropia en el acto de los objetos para tocar, explorar, sentir, mirar, preguntar y todo ello implican actos de leer o escribir.

Cuando un niño tiene a su alcance estímulos u objetos que detonan dicho proceso, el aprendizaje brota por sí solo. El niño no espera al adulto, el niño; mira las letras, los dibujos, relaciona imagen – texto, dibuja números, símbolos, imita actos de lectura, pregunta que dice ahí? hace garabatos o redondeles, etc.

En síntesis el niño hace mucho tiempo ha dejado de ser pasivo. Ahora vemos a un niño tratando activamente toda la naturaleza de su lenguaje. Formula hipótesis, busca respuestas, se anticipa, crea su propia gramática. Es un niño que construye su propio lenguaje tomando selectivamente lo que le provee el medio. Al año, el niño ya sabe que en un envase de refresco hay letras, y si le preguntas que dice ahí; te responderá; coca.

En concreto iniciar al niño a leer y escribir no se determina por la edad, se determina por el cumulo de experiencias que le proveas. Infinidad de investigaciones han demostrado que la capacidad cerebral de un niño madura aceleradamente en la medida que le vas otorgando los medios para irse apropiando de tal proceso, y en la medida que lo retrases, se tornara más complejo para una mente infantil.
TIC, Educación integral, Globalización

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: