Archive for 23 enero 2014

h1

El orden, un valor indispensable para la vida

enero 23, 2014

“No ordenes tu casa porque esperas visita. Mantenla ordenada, aseada y agradable para complacencia de los visitantes de todos los días: tu y las gentes que contigo la comparten”.
Mario Sarmiento V.

El orden es un valor que se aprende en el hogar y nos acompaña para toda la vida. Hay quienes son ordenados por naturaleza, pero para otros el orden es un valor que se debe adquirir. De cualquier forma, el orden es indispensable para triunfar en la vida y de ahí la importancia de educar a los hijos desde muy pequeños en este valor.

Cuando hablamos de orden, no nos referimos solamente a la organización de las cosas materiales en nuestro hogar o espacio de trabajo. Somos también ordenados en la forma en que conducimos nuestra vida, en la forma de organizar nuestras ideas y hasta en nuestra presentación personal.

Para adquirir este valor es necesario poner en marcha la fuerza de voluntad en pequeños detalles, que en su conjunto, forman hábitos de orden. Así cuando se les enseña a los niños a ser organizados en su pequeño mundo, aprenderán a ser adultos estructurados y al mando de su propia vida.

Responsabilidad de los padres.
Para educar en el orden es vital el buen ejemplo de los padres. En un hogar donde no existen normas claras, donde el desorden reina en cada rincón, es muy probable que los niños crezcan sin saber qué es ser ordenado. Pero si los padres mantienen su habitación ordenada, así como una presentación personal intachable, los niños aprenderán de ello como el modelo a imitar.
El orden en los niños debe comenzar desde que están en capacidad de recoger sus juguetes luego de utilizarlos; así, a medida que crecen, se les da responsabilidades para mantener orden no solo en su habitación, sino en el resto del hogar.

Y aunque no hay fórmulas exactas, cada familia debe organizarse según sus necesidades y circunstancias para educar en el orden: las tareas que se asignan a cada hijo deben ser individualizadas; una táctica es redistribuir algunos de estos encargos cada semana con el fin de evitar la creencia de que un hermano trabaja más que el otro.
Lista de tareas en el hogar.

Una buena idea es realizar una lista de las principales tareas que deben repartirse entre los hijos. A los mayores se les puede responsabilizar de las actividades más complicadas, mientras a los pequeños de las más sencillas. Cuando se comparte el cuarto entre hermanos es importante delimitar las obligaciones y responsabilidades de cada uno, como hacer su cama y mantener sus juguetes, libros y cuadernos en el lugar que le han sido asignados. Eso sí, como padres tenemos la responsabilidad de ofrecerles espacios para que ellos puedan guardar sus objetos personales.
Tenga cuidado para que algún familiar, amigo y otra persona relacionada con la familia no asuma las responsabilidades de orden que han sido asignadas a los hijos.
Explicar las razones del orden.

Para lograr que los hijos asuman el orden como un valor que deben cultivar y no como un constante y tedioso mandato de sus padres, es bueno explicarles las ventajas que trae para la vida el ser ordenado:
1. Impide que las cosas se caigan cuando se abren los armarios.
2. Evita caídas y accidentes por tropezarse con objetos dejados en el piso.
3. Al mantener las cosas en su lugar se hace la vida más fácil y no se pierde el tiempo tratando de buscarlas.
4. Con cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa, los espacios del hogar lucen más bonitos.
5. El ser ordenados también evita animales y plagas, pues el orden está ligado a la higiene, especialmente en áreas como la cocina y el baño.

Reglas de orden para los niños.
Los padres pueden establecer ciertas reglas que se deben respetar para mantener el orden establecido. Algunas de ellas son:
1. La ropa sucia no se tira al suelo. Debe dejarse en el lugar indicado.
2. Los desperdicios se arrojan al basurero.
3. Las toallas se dejan colgadas en la percha.
4. Al llegar del colegio las mochilas y el uniforme se dejan ordenados, no tirados en el suelo.
5. Los platos y vasos que se utilizan deben ser regresados a la cocina.
6. Al lavarse los dientes, la crema dientes se debe volver a tapar y el cepillo en su lugar habitual.

Reflexiona:
¿En casa existen listas de tareas o responsabilidades para cada uno de los hijos, de acuerdo a su edad?
¿Qué otras ventajas le encuentras a ser una persona ordenada?

Por: ideasclaras.com

h1

14 Consejos básicos para educar a los niños en el uso de Internet y redes sociales

enero 22, 2014

He aquí 14 consejos básicos (no exhaustivos) para intentar educar a los niños en una correcta utilización de Internet y los medios sociales. Esencialmente, se trata de que entiendan que no deben hacer en la Red aquello que no harían en su vida offline, y que a pesar de la aparente impunidad o irrelevancia del medio online, todo puede dejar una huella indeleble:

1- No aceptes a tu círculo de amistad a usuarios cuya identidad real no tengas clara. Es la traslación online del: “No hables con desconocidos”.
2- Protege tu privacidad. “No abras la puerta de casa a cualquiera”.
3- Cuida tu información y datos personales. “No le cuentes tu vida al primero que pasa”.
4- Piensa que lo que publiques y compartas queda registrado y puede ser reutilizado y/o reenviado sin fin, incluidas (o sobre todo), tus fotos. Y puede llegar a oídos (o el ordenador, o el móvil) de quien no deseas.
5- No compartas datos de terceros sin su consentimiento.
6- Respeta a los demás, y compórtate con ellos como te gustaría que te trataran a ti. Un insulto online duele igual o más que el que se grita a viva voz, aunque el silencio parezca ocultarlo.
7- No digas ni hagas algo que no te atreverías a ejecutar en persona o a la cara. Sigues siendo tú, aunque sea tras una pantalla. La tecnología no avala la impunidad, ni da ningún derecho extra.
8- No dejes ni permitas que te amenacen, atemoricen o humillen. La mejor defensa es avisar cuanto antes (a tus padres).
9- No mientas. Pero ten en cuenta que te pueden mentir: en Internet es muy sencillo inventarse una personalidad y decir ser quien no se es.
10- No te cites con personas que hayas conocido únicamente a través de Internet, o al menos, no lo hagas a solas. “No te vayas con desconocidos”.
11- No compartas tus contraseñas, ni las grabes en el ordenador o dispositivo móvil, más aún si es compartido. “No des las llaves de casa a nadie”.
12- Cierra siempre la sesión cuando abandones una aplicación o red social. “Cierra la puerta con llave”.
13- Si encuentras una web o contenido que te genere inseguridad, sospechas o incluso miedo, ciérralo, y avisa (a tus padres).
14- Si necesitas ayuda… ¡pídela!

No se trata ni mucho menos de amedrentar, asustar ni ahuyentar a los menores del entorno online, al contrario: el objetivo es que aprendan a desenvolverse sin peligro y con confianza. Porque ese será, sin duda, un espacio más de su vida. Más temprano que tarde.

Y ustedes, ¿qué opinas?

Por. María Lázaro
García Flamenco Educación Niños

h1

8 Actividades para fomentar la compresión lectora en los niños

enero 7, 2014

Para obtener una buena lectura es importante comprender lo leído, a esto es a lo que se refiere la compresión lectora, el momento en que el lector en este caso los niños puede recibir la información suministrada por el libro y realizar una imagen mental del mensaje. Cuando se alcanza a crear la imagen mental se puede decir que en realidad se comprendió lo leído.

Compartimos estas 8 actividades para desarrollar la comprensión lectora en los niños.

1- Una de las actividades más apropiadas para que los niños inicien el proceso de trabajar la compresión lectora es proporcionar una frase en desorden, en donde los niños deben ordenarla para que así la misma proporcione un significado. Un ejemplo es niño el agua toma, la forma como el niño debe organizar la frase es el niño toma agua.

2- Otra actividad importante para fomentar la compresión en la lectura es proporcionar un texto corto, en donde se proporcionen algunos datos sobre una historia, después se le deben proporcionar varias imágenes en donde el niño relacione la que tiene que ver con el texto.

3- También para que los niños aprendan a ubicar lo leído y por ende crear una imagen mental, se les puede proporcionar varias imágenes y después se debe seleccionar una en específico, de acuerdo a algunos datos proporcionados.

4- Siguiendo con el proceso de comprensión lectora en los niños, se les puede proporcionar una frase corta como: mi mamá toma leche, a esta el niño debe añadir nuevas elementos, lo que daría como resultado, mi mamá toma leche en la casa de la abuela.

5- El proporcionar cada día una lectura diferente es importante para que el niño pueda comprender diferentes tipos de lectura, después de haber leído es importante hablar con el niño para que él le cuente que leyó, no en forma de examen, sino como cuando alguien cuenta una historia que le sucedió.

6- Para tener una buena compresión lectora, es importante que los niños relacionen lo leído con una historia de su mundo, esto quiere decir que después de haber leído una historia puedan decir al personaje le paso lo mismo que a mi tía, de esta forma se sabrá que de seguro se comprendió lo leído.

7- Otra alternativa para que los niños se relacionen con la lectura y la puedan comprender, es realizar una receta con los mismos, de manera que ellos la lean y después comiencen a ponerla en práctica, teniendo en cuenta cada uno de los elementos proporcionados.

8- Para que los niños creen imágenes mentales sobre una historia es apropiado proporcionarles varias imágenes en donde ellos sean los que generen la historia a partir de dichas imágenes, no tiene que ser muchas imágenes, pueden se pocas.

FUENTE: Educapeques

calidad educativa TIC tecnología

h1

Regreso a clases, emocionante pero estresante

enero 3, 2014

Por: Bertha Sola Valdés
Fuente: esmas.com

Pronto los niños y niñas entrarán nuevamente a clases y este suceso que se repite después de cada temporada de vacaciones y que no deja de ser muy, pero muy interesante, en muchos de ellos provoca situaciones de estrés que se manifiestan con miedo, inseguridad o mucha tensión que pueden afectar la salud.

Por ello, en este regreso a clases debemos prepararlos para este momento tan importante para ellos y ellas y tomar en cuenta que los primeros días, siempre son decisivos para su desempeño escolar durante todo el año.

El regreso a clases implica mucha incertidumbre y estrés por varios motivos:
– Si es la primera vez que van a la escuela, el temor es total, sobre todo por la separación de los padres, la incertidumbre de un “supuesto abandono”, el desconocimiento de lo que es un sistema educativo, el conocer a un maestro o maestra que quién sabe cómo será y el enfrentamiento con muchos otros niños y niñas desconocidos no es nada fácil de enfrentar.
– Si regresan a nuevo ciclo escolar, el conocer al nuevo maestro o maestra y pensar en cómo será su relación con ellos y el extrañamiento del profesor anterior (aunque la relación no haya sido del todo buena).
– Si es después de un periodo vacacional intermedio, la incertidumbre y a veces el temor o la alegría de pensar que todo seguirá como antes dependiendo de cómo haya sido anteriormente.
– El reencuentro con los amigos queridos, pero también con los compañeros que no caen bien o peor aún con los que se tuvo algún pleito durante el año anterior.
– La emoción de estrenar mochilas, uniformes, libros y todo tipo de útiles escolares que se presumirán a los demás.
– El temor a la disciplina que de alguna forma se rompe durante las vacaciones y que acarrea presiones a todos los familiares.
– La frecuente aversión a las tareas escolares.
– Experiencias previas no gratas en la escuela o con pasados maestros o compañeros.
– La presión en la escuela, la casa, las clases especiales y el control del tiempo minuto a minuto.

Es importante comprender que las vacaciones han permitido el cambio de ciertos hábitos, tanto alimenticios como del sueño, así como en la disciplina y los horarios, por lo que es necesario que se vayan ajustando poco a poco, antes del tan ansiado y a la ves tan temido día de regreso a clases.

Y para que todo marche bien, sugerimos lo siguiente:
– Platicar con ellos sobre la importancia del regreso a la escuela y determinar con ellos lo que se espera de este año y cómo piensan lograrlo.
-Plantear el regreso a clases como algo positivo y muy importante.
– Escuchar sus temores, dudas, intereses y expectativas con mucha atención y orientarlas respetuosamente en todo momento.
– Establecer y respetar los horarios para levantarse, dormirse, alimentarse, tomar clases especiales, hacer tareas y jugar o entretenerse.
– Responsabilizarlos sobre el cuidado de sus útiles escolares, el arreglo diario de sus uniformes o ropa de escuela, así como de la solución de sus tareas escolares para evitar el desorden que es causante muchos problemas y tensiones familiares.
– Supervisar bien su desayuno que es el principal alimento que les permitirá concentrarse y aprender bien durante toda la mañana. Con frecuencia es importante incluir un complemento alimenticio para el recreo, para que no les falten todas las vitaminas y minerales esenciales para su adecuado crecimiento y desarrollo.
– Estar pendientes de todos los cambios posibles de conducta o actitud que puedan ser manifestaciones de algún problema no resuelto en la escuela o en su vida personal. Tener el cuenta que los problemas para ellos son tan grandes e importantes, como lo son los nuestros.
– Tener todo listo para que las prisas no sean otro motivo de estrés, salir a tiempo para evitar el tráfico y mostrarse contentos en todo momento.

Pero también durante el año escolar hay que vigilar conductas que nos pueden indicar que los niños y niñas no se encuentran bien en la escuela, como:
– Llorar todos los días al entrar a ella.
– Orinarse cuando ya han logrado controlar este reflejo.Br> – Simular o presentar dolor de estómago, cabeza, náuseas y otros todos los días.
– Sentirlos desmotivados y tristes cada vez que salen de la escuela.
– Quejarse continuamente ante los padres sobre la conducta de maestros o compañeros.
– Presentar algún signo de violencia o golpe.
– Detectar baja de calificaciones sin motivo aparente.

Ante estas señales es importante:
– Escuchar a los niños y niñas, atender a sus quejas y darles credibilidad hasta que se demuestre lo contrario.
– Hablar con maestros y directores y comentar los cambios de conducta inesperados.
– Denunciar cualquier hecho de violencia.
– Ayudarlos y orientarlos en sus requerimientos.
– Comentar con los maestros si se piensa que las tareas son excesivas.
– Estimularlos y felicitarlos ante sus éxitos y orientar sus fracasos y errores para que aprendan de ellos.

Hay que recordar que serán muchos los años que los niños estarán en la escuela y que esa debe ser una etapa de aprendizaje saludable y placentero y no de angustia y temor.

García Flamenco Educación Niños