Archive for 8 agosto 2014

h1

Respeto y Honestidad bases de la Paz

agosto 8, 2014

Ensayo

Autor: Diego José Marín Zelaya ( Segundo Año de Bachillerato)

Seudónimo: El Observador de la Realidad

Todas las personas sabemos, o creemos saber, lo que es el respeto y la honestidad, pero realmente, son pocas las que conocen lo que esas cortas pero grandes palabras significan realmente. Según el diccionario de la real academia Española el respeto se define como “veneración, acatamiento que se hace a alguien”. Sencillamente de esto se puede entender que el acto de admirar y mantener cierta actitud de acatamiento hacia a una persona, como un ejemplo para entender este concepto de respeto podemos visualizarnos a nosotros mismos cuando teníamos diez años, nosotros veíamos a nuestros padres como seres técnicamente perfectos, esta visión se pierde con el paso de los años con la ganancia de capacidad crítica y de observación,  entonces en esta edad el sentimiento que tenemos hacia nuestros padres es de un respeto inmenso, esto porque los admiramos y estamos a la disposición de cumplir con lo que nos piden, ósea, tenemos obediencia hacía ellos, claro esto se pierde junto con la idea de perfección hacia nuestros padres. Pero entonces, me pregunto: ¿el respeto se tiene para siempre hacia una persona o personas, lugar o institución?  La respuesta evidentemente es no, el respeto tiene que renovarse con acciones que consideramos justas, con lo que nos lleva al concepto de honestidad, esto para poder comprender como se gana el respeto y se renueva con el paso del tiempo.

Se entiende por honestidad a la acción de decir la verdad, y actuar de forma razonable y justa en cualquier momento, ósea el realizar acciones que demuestren justicia en la finalidad con las que las realizamos. En Brasil se dio el caso de un taxista que encontró, luego de realizar un viaje, cuarenta entradas, Adilson Luiz da Cruz de cuarenta y tres años fue el protagonista de esta historia, la honestidad en las acciones de este gran señor lo hizo acreedor de varios elogios por parte de la prensa Brasileña, ya que acciones de este tipo son verdaderamente muy escasas, esto no debido a la escases de personas honestas, a pesar de ser cierto, si no a la situación económica que acontece mundialmente y esto hace la necesidad por cumplir con nuestras necesidades básicas o con las de su familia, pongan  esto como prioridad antes de él que la de alguien más, a pesar de no ser tan correcto de aprovecharse de alguien que extravió un objeto, pero a pesar de esta posibilidad de necesitar el dinero, Adilson Luiz decidió devolver las entradas en un verdadero acto de honestidad. Informo el periódico virtual “hoybolivia.com”. Y es que el ejemplo que acabamos de utilizar servirá como punta de lanza ante el enorme reto que requiere nuestra sociedad actual, misma que se requiere para lograr la anhelada paz, la cual necesita de personas respetuosas y honestad para que su adquisición y mantenimiento sean prolongados y transmitidos a futuras generaciones.

Los conceptos anteriormente vertidos son la base de lo que es la ética, la cual básicamente da la pauta de lo que es “el buen vivir”, en esto me refiero a que la ética es la unión representativa del respeto y la honestidad, convertido en un solo concepto, con el cual es posible la regulación de la conducta de una persona, si de una manera moral. La conducta que una persona representa esta directamente ligada al contexto social al que uno se desarrolla, por lo tanto si una persona que se desarrolla en un ambiente en donde la respetuosidad está presente, esta persona  hace de este patrón de conducta su comportamiento habitual, volviéndose muy adaptable a su entorno, convirtiendo de esa práctica su estilo de vida,  y todo lo contrario si la persona interactúa en un ambiente hostil, de irrespeto y deshonestidad, antivalores estos que destruyen al ser humano, el resultado será una sociedad en detrimento. Con esto ahora podemos comprender que las personas siempre buscan estar rodeada de personas que compartan sus afinidades e intereses, características que construyen, por lo tanto personas que sean honestas, respetuosas y de una muy buena ética,  buscando estar rodeadas de personas que también sean así, por ende las personas que no son éticas, ni honestas y mucho menos respetuosas buscan estar en compañía de similares, el resultado de estas combinaciones es totalmente diferente, ya que como resultado del primer grupo el de las personas honestas, se generan resultados positivos que son de provecho para una sociedad, y en cambio cuando personas deshonestas se unen con un fin nefasto, los resultados suelen ser perjudiciales para terceros.

Personas con ética son las que la sociedad necesita, pero también se necesita que las personas que carecen de ella la adquieran, esto para poder proseguir con el desarrollo sostenible de la sociedad, con personas que tengan honestidad y respetuosidad de la ley y a su vez respeten a las demás personas, un país puede salir adelante con mayor facilidad que con un país de personas deshonestas, ya que este último podemos observar como varios países han tenido como sus dirigentes a personas deshonestas y como esto ha afectado al desarrollo del mismo, los efectos  que  estas personas han causado a su país son pobreza y desempleo dejando en una recesión económica al país en donde realizaron sus acciones ilícitas, como producto de su actuar de corrupción. En cambio en países en donde sus funcionarios son personas con una ética notable estos países tienden a crecer en todo aspecto, ya que al estar la cabeza una persona honesta se puede comenzar con el saneamiento en las demás partes de la institución pública, como ejemplo tenemos el presidente José Mujica en Uruguay este admirable presidente logro hacer de la economía de su país estable y con un crecimiento progresivo, además de lograr poseer el record historio de la tasa más baja de desempleo en su país, a estos logros se le incluye el respeto que posee por su nación y el altruismo que tiene como persona, siendo un presidente que dona gran porcentaje de su salario como presidente a asociaciones benéficas, es un claro ejemplo de persona digna de imitar, el ideal para tomar como ejemplo en un ensayo sobre el respeto y la honestidad. Los valores como los anteriores mencionados estamos todos de acuerdo en que se deben perpetuar, ya que una misma  persona puede en ciertas acciones  demostrar estos valores pero en otras acciones puede demostrar lo contrario, esto también puede ser aplicado en periodos de tiempo, esto ya que una persona en un tiempo pudo haber sido deshonesta y luego convertiste en una persona honrada, como también al contrario, una persona puede ser muy honesta o correcta pero luego puede convertirse en una personas deshonesta que ejerza acciones incorrectas, un ejemplo de esto es un maestro de educación básica que con sus acciones correctas que reflejan su honestidad logra un ascenso a coordinador de nivel, luego con el pasar del tiempo este nuevo coordinador empieza a tener una conducta poco correcta y a cometer acciones injustas y con prepotencia, pensando que está por encima de sus alumnos aprovechando su cargo para regocijarse en los privilegios que ahora posee. Entonces la transformación de una persona que era digna de admirar por su honestidad, ahora no lo es, y entonces puedo afirmar que estos valores no son permanentes en una persona, sino que se puede cambiar o mostrar alteraciones con el paso del tiempo, por lo tanto estos valores deben renovarse en caso de verse expuestos o en peligro de extinción.

“El respeto al derecho ajeno es la paz” estas palabras del político liberal mexicano Benito Juárez, fueron enunciadas en 1867. Todos sabemos que las acciones que nosotros realizamos deben estar reguladas por algún mecanismo o institución que se encargue de ello, esto porque sin que se nos impongan restricciones de lo que podemos y no podemos hacer cometeríamos acciones de injusticias, o arbitrariedades con las cuales pisotearíamos a los demás para llegar a nuestro objetivo, pero para evitar esto se han creado leyes con las cuales se pretende regular en comportamiento humano, y a su vez han surgido instituciones que son encargadas de velar por el cumplimiento de las mismas, así en caso que se vean violentadas las mismas estos puedan reaccionar para reprenderlas e imponer  medidas a los que las violenten. Una de estas instituciones encargadas de realizar lo anterior mencionado es el Tribunal de Ética Gubernamental, la cual está encargada de regular las acciones de los empleados y servidores públicos, esto para que ellos cumplan al pie de la letra sus funciones y en caso de que sean deshonestos aplicar medidas para corregir estas acciones que ellos realizan ,y si el caso lo requiere hasta separarlos de su cargo para evitar acciones que atenten contra la sociedad a la que se deben,  y digo esto por considerar que los empleados públicos son personas en  las cuales la población deposita su confianza, ya que para ostentar a un cargo o empleo de parte del Estado, el que finalmente es quien los ha colocado en los puestos en que se encuentran,  entiéndase por su capacidad  trayectoria,  y eficiencia. Cualidades esas que debe poseer el buen  servidor público adecuadas a un perfil que la misma ley disponga en cada caso, quienes después de ser escogidos tienen el compromiso de responder por el bienestar de sus semejantes. Y es que cuando nosotros respetamos los derechos de las demás personas, generamos  un estado de paz,  la tan anhelada paz, la cual  comienza como todos bien sabemos con la formación de valores que nos inculcan desde pequeños en el seno del hogar, esto representado en la práctica  de valores y principios morales que nos dicen lo que es correcto e incorrecto para que nuestras acciones sean las más adecuadas de acuerdo a lo que nuestra sociedad pide y necesita., con esto se hace referencia a que si nosotros queremos que nuestros derechos sean respetados, debemos respetar los derechos de los demás, ya que ante la ley y los ojos de Dios todos somos iguales. “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” esta cita Bíblica del Libro de Proverbios 22:6, nos lleva a reflexionar acerca de la importancia de la educación que recibimos desde niños, por ser la familia  la primera fuente de socialización que tenemos, por lo tanto, se convierte en la principal encargada de inculcarnos los valores necesarios para desarrollarnos planamente como agentes de bien en la sociedad, valores tales como la Honestidad y el Respeto, pero también parte de esta responsabilidad recae sobre diversas instituciones como lo son las iglesias o centros educativos, los cuales son fuentes secundarias de esa socialización. Si bien en nuestro país se puede tomar como excusa la desintegración familiar para que los niños pequeños no aprendan estos valores, considero inaceptable la idea que no exista persona alguna,  la cual  no enseñe estos principios a los niños, ya que una vez que estos sean inculcados nunca se perderán aun cuando estos circunstancialmente estén en compañía de personas que sean inmorales, siempre que estas bases sean edificadas en el interior de una persona, estas jamás se perderán, de aquí que cuando las bases de una sociedad sean sólidas, aunque haya factores  negativos  a su alrededor, estos no la afectaran, porque somos más las personas que buscamos el bien que aquellas que pretenden hacer mal.-

El Observador de la Realidad.

Bibliografía

 

  • Diccionario de la Real Academia Española.

 

  • Enciclopedias virtuales COMO Monografías y Wikipedia.

 

  • Citas Textuales del Discurso de Benito Juárez, en la ciudad de México en 1867.

 

  • Parte de la Biografía del presidente de Uruguay, José Mujica.
  • La Biblia, el Libro de Proverbios.