h1

h1Producciones Literarias -Semana de GATOS NEGROS

septiembre 16, 2014

Las siguientes producciones son de alumnos del Colegio García Flamenco y su reproducción parcial o total esta prohibida.
cualquier comentario pueden escribir al blog o al autor:

Felicitamos a todos los ganadores por su ingenio y creatividad

Ganadores de III ciclo

Viaje a Hilia

Alumna: Karla Yarithza Lazo

Profesora: Alicia Arias

Grado: Octavo B

-Todo estará bien-decía.

-No te preocupes hijo, todo estará bien- Me lo repetía mi padre una y otra vez, su nombre era Nicolas Hamilton, mi padre era uno de los mejores inventores y científicos de América. Pero luego llegó la crisis económica del año 2040, mi padre gastó todos los ahorros de la familia trabajando en una máquina que ayudaría a la humanidad, pero esa máquina nunca dio resultado, nunca la terminó,  solo me decía: Todo estará bien- y así mi familia terminó en quiebra, por culpa de mi padre y su frase de “Todo estará bien”, un día anunciaron en el periódico: “Nicolas Hamilton ha desaparecido”, yo tenía 15 años, y nunca lo encontraron de nuevo, eso me devastó. Yo me convertí en el hombre de la familia Hamilton, solo yo, mi madre y mi hermana.  Pero eso me ayudó a convertirme en un gran científico e inventor hoy en día como lo fue mi padre. Después de 10 años de lo ocurrido, a pesar de como dejó a la familia, aun lo recuerdo con amor.

Mi mejor amiga Alana Anderson, siempre ha estado a mi lado, un día estaba trabajando con ella en el laboratorio de la compañía.

-Mathew. ¿Nunca te ha dado curiosidad la máquina en la que trabajó toda su vida tu padre?- Me dijo Alana.

-Porque me iba a dar curiosidad, si nunca la terminó, y mi padre desapareció, solo me traerá, malos recuerdos esa máquina.-le dije.

Alana: -Si, pero nunca le dijo a nadie cual era el propósito de la máquina, ¿por qué no la terminas y lo averiguas?

-No lo entiendes Alana, me traerá malos re…- Si yo se Mathew, pero, hazlo por la memoria de él, es lo menos que se merece.

-Sí, tienes razón Alana, terminaré la máquina de mi padre- le contesté. Al día siguiente me levanté temprano, me despedí de Kate, mi hermana y de mi madre, Mia. Me conduje al laboratorio y día y noche trabajé en la máquina de mi padre junto con Alana, luego de 2 meses la finalicé, la prensa anunció todo, que Mathew Hamilton finalizó la obra de su padre Nicolas Hamilton. Luego de hablar con la prensa fui con Alana al laboratorio, vimos la máquina, sonreí y por fin me decidí a encenderla y averiguar para que funciona. Al momento que encendí la máquina, se encendió inmediatamente y nos atrajo hacia esta. Alana y yo solo cerramos los ojos, cuando la máquina nos haló. Al abrirlos de nuevo, nos encontramos en un lugar desconocido.

Alana y yo exploramos el extraño planeta. Y nos encontramos con un par de personas conocidas, pero toda la gente se comportaba extraño, se podía observar en ese mundo que era mucho más avanzado que el nuestro. Entonces comprendimos, esa máquina era una tele transportadora, a una dimensión alterna de nuestras vidas.

Alana: -Pero… si estamos en un mundo alterno, ¿dónde está mi otra yo?

-No  sabría decirte- le contesté.

-Pero es obvio que existe otra versión de nosotros acá, la intriga es. ¿Por qué  las personas  están en otro planeta y no en la tierra?- le dije a Alana.

Alana: -Tienes toda la razón, pero ¿qué podemos hacer nosotros? Solo que…

-Por Dios habla Alana, ¿qué tienes en mente?- le dije. –      Pues… Si aquí, es un mundo alterno, tu padre debería de existir en esta dimensión, solo él nos podrá explicar que sucede aquí.

-Tienes toda la razón Alana, pero no lo podemos encontrar de la noche a la mañana,

Alana: -Lo sé, por eso debemos encontrar primero a la Alana y el Mathew de esta dimensión, para que nos ayuden.

Y así, nos buscamos a nosotros mismos de esta nueva dimensión. Descubrimos en este mundo, naves voladoras mucho más avanzadas que las nuestras, aprendimos a usar esas naves, trajes con habilidades y muchas otras cosas más avanzadas que en el 2050(el año de nuestra dimensión). Nos tardamos unas 3 semanas, pero al fin encontramos a “Mathew y Alana” de esta nueva dimensión.

Al encontrarnos, sentí como si me viera en un espejo, Alana sintió lo mismo, los cuatro en un mismo espacio, el otro Mathew y yo, Alana y la otra Alana, fue tan extraño, al fin, tuvimos el valor de hablar con el Mathew 2 y Alana 2, ellos se asustaron mucho, no entendían. Entonces Alana dijo…

Alana: -Cálmense por favor, somos ustedes mismos pero de una dimensión pasada. No venimos con malas intenciones, déjenos entrar a su casa por favor.

Alana 2: -¡Qué! Vienen de otra dimensión, pero son del pasado, ¿es así?

Alana: -Si así es, necesitamos hablar contigo Mathew, es importante por…

Mathew 2: – ¿Por qué es importante que cosa?-dijo mi otro yo.

Alana: -Necesitamos encontrar a tu padre, solo él nos puede decir porqué estamos nosotros en esta dimensión y porque no estamos en este momento en la tierra, si no en otro planeta.

Mathew 2: -Fue por un  problema que tuvo la Tierra, un problema de ambiente, todos huimos a este planeta, Hilia, pocos sobrevivimos de toda la humanidad. Si es lo que desean los llevaré con mi padre, está a un día de aquí. Pero no es mi padre en realidad, el murió hace un par de años, los llevare con mi padre de su propia dimensión, el llegó aquí hace 10 años y los dos Nicolas, mi padre y el tuyo Mathew, trabajaron juntos para algo, pero no se en realidad en que.

Alana: –  Gracias, Nicolas nos explicará todo. Pero nosotros no sabíamos que estaba vivo, en nuestra dimensión desapareció y nunca supimos de él.

Mathew 2: – Pues ahora sabes que al desaparecer vino a esta dimensión y trabajo con su otro yo.

Alana: -Que felicidad sentimos nosotros dos al saber que está con vida, pero llévanos con el.

Alana 2: -Bien adelante.

En lo transcurrido, yo no participé para nada en la conversación, estaba en shock por lo del tema de mi otro yo, luego lo del ambiente de la Tierra y los pocos sobrevivientes y ahora de que mi padre está vivo, ¡ESTA VIVO¡ No lo podía creer con tanta emoción en mi interior. Mathew 2 nos llevó con mi propio padre. Al llegar a su laboratorio el me vio y yo lo vi, ambos salimos corriendo y nos abrazamos, el me reconoció como su propio hijo, no el de esa dimensión, Alana también lo saludó con mucho cariño. Ahora lo importante no era contar sobre nuestras vidas y sobre el tiempo ya transcurrido. Si no el explicarnos lo del problema de la Tierra.

Nicolas (mi padre): -Hijo, con el prototipo de mi tele transportador me envié a esta dimensión, pero no supe como volver, luego te encontré a ti pero de esta dimensión, me explicó todo lo que pasó con ayuda de Alana, de esta dimensión claro está. Así supe que en el año 2050, la Tierra empieza a tener problemas con el ambiente, en ese mismo año la Tierra se vuelve inhabitable para la humanidad, a todos les toca huir a Hilia, el planeta en el que nos encontramos. Pero cuando todos huyeron, muchos murieron en el intento, pocos sobrevivieron. Yo quede estupefacto y al venir a Hilia, me he dedicado a hacer un antídoto para el planeta y que se salve, de esa manera la gente no morirá. No se lo iba a contar a nadie, pero ya es el momento. Pero cuéntame Mathew, como llegaron a Hilia?

-Pues mira padre, Alana me alentó para terminar la máquina de tele transportación, así vinimos a Hilia, conocimos a nuestros pares  de esta dimensión y nos enteramos de la gran noticia que seguías con vida.

Nicolas: -Bueno, lo importante es que tu y Alana han llegado por un propósito y será el de ayudarme con el antídoto para salvar la humanidad, todos, los de esta dimensión y ustedes, porque hijo por la edad que te calculo halla…

Mathew: -Si, es el 2050, quiere decir que en este año La tierra co…

Nicolas: -Si, así es, colapsará. Debemos de trabajar en el antídoto ya.

Alana 2: -Entonces, ¿Qué esperamos?

Y así fue, ambos Mathew, ambas Alana y mi padre… Todos trabajamos en el antídoto arduamente, hasta que en una noche, todos nos estábamos en el laboratorio  de mi padre, cuando él dijo: “El antídoto ya está listo”. Nuestras caras se llenaron de optimismo y Alana me abrazo fuertemente de la emoción de que regresaríamos a casa y esta se salvaría. Fue momento de activar la máquina tele transportadora, Alana, mi padre y yo nos íbamos de Hilia como victoriosos, ya teníamos el antídoto, nos despedimos de Mathew 2 y Alana 2 y todos cerramos los ojos nos cogimos de la mano, al abrirlos, ya estábamos en mi laboratorio, en el año 2050 otra vez.

-Lo logramos, salvaremos al planeta, ya no tendremos que huir a Hilia y sobrevivir- me dijo Alana muy contenta.

-Así es, ahora todo cambiara, además ya tengo nuevas ideas sobre naves voladoras, trajes y cosa  más modernizadas que las que tenemos ahora, como las de Hilia- le dije. Alana solo sonrió y me dijo: “Tu siempre piensas en el futuro”. Los tres nos dirigimos a presentar el antídoto. Todos enloquecieron con la gran noticia de que el científico Nicolas Hamilton no había muerto, si no que estaba en una dimensión paralela, además que llegó con pruebas de que la Tierra colapsaría y ya tenía el antídoto con el que nos salvaría. Claro también nos dieron algo de crédito a Alana y a mí. Entonces entendí que aquella frase de “No te preocupes, todo estará bien” era verdadera, yo antes pensaba que era solo para calmar a la familia por la crisis económica y todas las demás cosas, y nunca le creí el “Todo estará bien”, pues siempre resultaba lo opuesto, ahora sé que no es así, mi padre no se equivocó, al final todo salió bien, para los Hamilton, que se regocijaron de alegría  de tener a mi padre de vuelta y por supuesto para toda la humanidad.  El antídoto funcionó exactamente como esperábamos, todos vivimos muy bien desde entonces, la humanidad se salvó y nuestro hogar no colapsó. Pero todas las noches veo el cielo desde el patio de mi casa, a veces mi padre me acompaña. Pensamos en muchas cosas, pero yo siempre me hago en mi cabeza la misma pregunta: ¿Alguna vez iremos a Hilia de nuevo? , si le digo a mi padre lo que pienso de seguro me dirá: “No te preocupes hijo, todo estará bien”. Pero me pregunto una vez más ¿que si en el futuro iremos Hilia?. Y si es así, ¿cuál será la razón por la cual iremos?…

FIN

La ciudad Fantasma

*Capítulo 1- “El viaje”

El microbús se movía mucho y me desperté de un salto, vi el reloj y eran como las 8:00 a.m., abrí más mis ojos y vi que mi mejor amigo, Randy estaba platicando con otro chico de al lado del microbús, revisé si llevaba todas mis cosas, en ese momento el microbús paro y todos los alumnos bajaron. Yo me tardaba mucho en guardar mis cosas porque tenía que sacar mi cámara, Randy me esperó y me ayudo con mis cosas y bajamos, vimos que habían formado dos grupos, el grupo A donde estaba yo y Randy, y el grupo B, donde estaba el chico con quien conversaba Randy.

En total éramos 37 alumnos, el grupo A se dirigió primero a un tal campamento “Nighthouse” el grupo B, se lo llevaron a explorar el exterior del lugar, a lo lejos vimos unas cabañas de madera y había una entrada muy curiosa, un tablero que decía “Bienvenidos al campamento Nighthouse”, pero la palabra bienvenidos estaba tapada con grafiti.

Me pregunte si era un lugar seguro, pero no podía cuestionar a los adultos, ¿o sí?, nunca quise decir mi opinión sobre el lugar, desde pequeña siempre era así de tímida. Dejamos nuestras cosas en las cabañas, donde habían dos camarotes en cada una, salí a explorar con mis amigos, o por lo menos los que quedábamos de noveno grado. Vimos un parque cerca de las cabañas, se veía viejo y arruinado, pero como ya dije, no quise dar mi opinión sobre esto.

Empecé a tomar fotos de las cabañas y del parque, yo era la encargada del periódico escolar, así que tenía que tomar muchas fotos de cada viaje que hacíamos. Cuando ya estaba muy lejos de las cabañas se hizo hora del almuerzo, así que volví a caminar hacia las cabañas. Lo que era muy raro, es que sentí un escalofrío en mi espalda, seguramente era el viento, nunca pensaba en que espíritus o fantasmas existieran, sentía que era absurdo, así que solo ignore eso y empecé a caminar más rápido. Vi algo que me dio interés y pare para ver unos columpios y una casa muy destrozada de al lado, le tome una foto a la casa y después a los columpios, vi la foto de los columpios y vi un grabado muy raro en la parte de delante del primer columpio, decía “Steklov aparecerá” no sabía a lo que se refería, y me dio más miedo de lo que ya tenía así que empecé a correr, sentía que alguien me estaba observando y oía los columpios rechinar de los viejos que estaban, no sabía si mi imaginación me estaba molestando o de verdad estaba pasando lo que yo creía, cuando estaba más cerca de las cabañas vi a Randy sentado en el césped debajo de un árbol, cuando me vio se levantó y me dio un paquete de comida.

-Te perdiste de la fiesta, había mucho pastel y ya casi se acaba, aquí te guarde un poco-Me dijo cuándo me dio el paquete.

-Gracias-le dije, no dejaba de pensar sobre ese tal mensaje de “Steklov aparecerá”.

-¿Y a qué le tomaste foto?-Me preguntó

-Solo algunos columpios y casa abandonadas por ahí, y pude tomar una perspectiva de el parque muy bonita-le dije.

*Capítulo 2- “Steklov aparecerá”

Ya eran como las 4:00 p. m y el grupo B no venía, los profesores encargados de ese grupo tampoco aparecieron, todos se estaban preguntando sobre que le había pasado a el grupo B, pasaron como 20 minutos y un chico empezó a salir de las ramas del bosque, los profesores lo ayudaron, estaba repleto de moretones y arañazos, tenía sus lentes rotos y su cabello estaba desaliñado, casi como el de Randy.

Todos se acercaron para preguntarle lo que pasaba y no me dejaron oír, pero el grito y dijo-¡ESTE LUGAR SE TRAGO A UNOS ALUMNOS! ¡EL YA VIENE! ¡EL YA VIENE!-el chico de verdad estaba muy enloquecido.

Los profesores lo llevaron a una cabaña a calmarlo, todos estaban aterrorizados y ya no podíamos entrar a las otras áreas del lugar, estábamos atrapados y no podíamos salir del lugar, Randy empezó a aterrorizarse y unos chicos tuvieron que calmarlo. Yo estaba asustada también, más por lo que ese chico dijo, el ya viene, esa frase me pareció muy parecida a la que vi en el columpio.

En la noche tuvimos que dormir muy asustados, todos, yo no podía dormir y siempre sentía esa sensación de que alguien nos estaba mirando.

A la mañana siguiente los profesores nos dieron comida que sobraba de lo de ayer, Randy y yo teníamos un plan, le dije sobre el mensaje y el reacciono, él estaba asustado por lo que le habría pasado a su amigo, el que estaba hablando en el microbús.

Después de haber comido Randy y yo íbamos a ir a buscar a ese tal chico, no sabía su nombre, pero era el amigo de mi mejor amigo así que lo tenía que apoyar. Nos fuimos a las 2 de la tarde, ya que los profesores ya sabían que éramos un poco “tremendos”. Empezamos a correr cuando ya estábamos en el interior del bosque, tome algunas fotos y Randy empezó a correr hacia la izquierda del bosque.

Yo no podía correr tanto porque tenía mi cámara y no quería ensuciarla, vi una casa abandonada con una luz encendida a lo lejos de algunos árboles del bosque.

-¿Me acompañas a ver que hay en esa casa?- me pregunto Randy

-Primero debemos revisar las ventanas, para ver si no hay nadie en casa.-Randy ya se había adelantado

Nos acercamos y nos asomamos a la ventana, había un señor muy viejo sentado en una silla de ruedas, leyendo un libro, nos quedamos viendo a la sala de la casa y él se volteo a ver si había alguien en la ventana.

Nos vio, yo lo sabía, el señor salió y se asomó al lado de la ventana que estábamos viendo.

-¿Qué están haciendo ustedes acá?-nos preguntó.

-Perdone, pero nosotros somos alumnos del Colegio de Dukelheit, y se acaban de perder un grupo de alumnos.-dije

-Niños traviesos, ¿cómo creen que voy a saber sobre mocosos delicados?

-Perdone, pero mi amigo se perdió en ese grupo y no voy a irme sin encontrarlo.-dijo Randy, en ese momento me di cuenta que ese su tal amigo era muy importante para el.

-Oh bueno, un mocoso valiente, por lo menos, y dime, ¿cómo se llama tu tal amigo?

-Ethan Steklov- Al pronunciar ese apellido me dio un escalofrió y el señor se sorprendió al oírlo también.

El señor nos dijo que no podía ayudarnos y cerró la puerta de un golpe.

-¿por qué no me dijiste que se llamaba Ethan Steklov? ¡Te dije sobre el mensaje!-le dije

-Oh por favor, ¿que tendrá que ver eso con Ethan?-me dijo con una cara de confiado.

*Capítulo 3 –“La foto”

Estábamos dando vueltas en el bosque y ya estábamos cansados, Randy se sentó en un árbol y yo busque lugares para tomar fotos, ya eran como las 6 de la tarde, vi un árbol manchado, tenía un arañazo en el tronco, le tome una foto a un grupo de troncos y ese, cuando revisé la foto, vi algo raro, vi una figura al lado derecho de un árbol del fondo.

Era como un señor, se parecía mucho al señor que habíamos visto hace un rato, también estaba en silla de ruedas y tenía los lentes rotos. En ese preciso momento me cayó una gota de lluvia en la cara, le avise a Randy, pero no teníamos ningún lugar en donde refugiarnos así que volvimos a la casa donde estaba ese señor.

Pero ahora la puerta estaba abierta, no había nadie en casa, aproveche de tomar unas fotos de la habitación, el libro que leía se titulaba “Criaturas y otra atrocidades”, y arriba habían unas fotos de una familia feliz y al fondo, el campamento Nighthouse.

Todo estaba relacionado, abrí el libro en una página y vi una hoja de periódico que decía: Vladimir II Inavnov muere por causa de un accidente automovilístico.

Había una foto del señor que vimos, en silla de ruedas y con los lentes rotos, el periódico decía que era un científico y que murió el 28 de marzo, a las 6:50 p.m.

Revise el reloj y vi que eran las 7 de la tarde.

-¡Randy, tienes que ver esto!- le grite a Randy.

Le explique sobre el señor que vimos y la foto que tome del rasguño del árbol, Randy dijo que teníamos que irnos, se veía más despejado y nos fuimos de esa casa, pero me lleve el libro que tenía el señor, otra vez estábamos perdidos, hasta que vimos que por un arbusto había alguien, nos acercamos lentamente y vimos que era Ethan, el amigo de Randy. A Randy se le ilumino la cara y le pregunto si estaba bien, Ethan le dijo que si, solo eran algunos rasguños.

Lo llevamos a esa casa y nos dijo que nos fuéramos de ahí, que ya no se podía entrar.

-¿Por qué?-le pregunto Randy.

-Les voy a decir una cosa, tal vez sea incomoda pero, yo soy el sobrino de ese señor, es por eso que en el parque habían cosas como Steklov va a venir o Inavnov va a aparecer. Nada le paso al grupo B, simplemente se perdieron en el bosque y ya no podían regresar, ese chico que vieron, fue un entrometido que entro a la ciudad de los fantasmas-nos explicó Ethan.

*Capítulo 4- “El Campamento Fantasma”

-Yo visito cada año este lugar, para recordar a mi tío, siempre lo hago, solo que…no es tan amistoso con los humanos, mi tío es un fantasma, y aunque suene ridículo, este lugar es donde todos los fantasmas, es decir, espíritus en deuda con alguien o con algo se alojan para cumplir su deuda pendiente, solo que mi tío nunca me ha dicho cual deuda, pero por lo menos eso entiendo.-Ethan se veía preocupado.

Randy empezó a hablar porque estaba muy confundido, pero después de que Ethan le enseñara algunas fotos de su tío, el empezó a entender.

Todo estaba conectado, el viaje, el amigo de Randy, su tío, o bueno, el fantasma de su tío, lo que no entendía era porque solo se alojaba aquí, se veían muchos sonidos raros provenientes de acá, pero ¿Por qué?

Ethan, Randy y yo volvimos a las cabañas, todo el grupo B estaba ahí, y el microbús estaba ya casi listo.

-¿Por qué se ven tan felices?, ¿no estuvieron en un bosque perdidos más de una hora?-dijo Randy.

-Si pero ellos no deben ver a los fantasmas, tampoco ustedes, por eso ellos ya no se acordaran, los mismos fantasmas les comieron sus recuerdos, pero solo fueron esas horas.-dijo Ethan despreocupado.

-¿Es decir que a nosotros también nos van a quitar los recuerdos?-Dijo Randy con un tono inocente y preocupado.

-Jajá, no, ustedes son los únicos valientes que se metieron al bosque a buscarme, o por lo menos a ver a mi tío, les voy a dejar ese recuerdo.-dijo Ethan.

Los tres fuimos a empacar nuestras cosas y subimos al microbús, pasamos el letrero de “Bienvenido a el Campamento Nighthouse” y le tome la última foto, la revise, y vi al mismo señor en una silla de ruedas, con lentes rotos a la par de una cabaña de madera, por lo menos ahora sabía que habían más fantasmas y ya sabía que iba a poner en el periódico de la escuela.

Al llegar a casa tome el libro del tío de Ethan, lo puse en mi escritorio y empecé a anotar cosas que no sabía, no era de mi propiedad, así que tenía que ir a devolverlo, así tal vez podría visitar otra vez la casa de ese señor en silla de ruedas, el 28 de marzo a las 6:50 y dejarle el libro, nunca se me pudo olvidar esa fecha de la cabeza.

Escrito por  Claudia Rebeca Villatoro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: