Cuantos más juguetes, menos ilusión: Conoce como regalar y educar a tu hijo

Diferentes expertos recomiendan no entregar muchos regalos a los niños durante las fiestas de fin de año, ya que esto sobreestimula y reduce la ilusión, llevando una apatía total reduciendo su nivel de tolerancia a las frustraciones.

Los niños pierden la capacidad de centrarse en un único regalo y disfrutarlo plenamente, y la emoción se dispersa, hasta desaparecer. Y entonces, llegan las protestas “esto no lo quería”, “no me han traído esto otro”, “esto sí lo quería, pero ya no…”.

Las consecuencias de recibir regalos son el exceso de estimulación (al sentirse desbordados no saben en qué actividad centrarse), la pérdida de ilusión y la confusión sobre su propia imagen, puesto que le transmitimos mayor importancia a lo que tienen más que a lo que son.

Una buena solución es limitar el número de regalos para que sean capaces de concentrarse en cada uno de ellos. Si tu hijo lleva deseando una serie de regalos no se trata de no cumplir sus ansiados deseos, sino de saber como distribuirlos, como en Navidad, Año Nuevo o el Día de los Reyes Magos.